post-title Cuando el miedo al dentista es superior al dolor http://www.ccdcanarias.com/wp-content/uploads/2015/01/20150126.png March 21, 2017 yes no Posted by

Cuando el miedo al dentista es superior al dolor

Para tratar a pacientes muy aprensivos se debe aplicar un protocolo diferente para mejorar su experiencia todo lo posible

Posted by

El miedo a los profesionales sanitarios (médicos, dentistas, enfermeros…) es quizás uno de los miedos más extendidos en la población y se conoce como “síndrome de la bata blanca”. Se puede apreciar incluso en niños muy pequeños que lloran nada más ver una bata blanca sin que la persona que la lleve sea necesariamente un médico.

Este miedo, a veces irracional, lleva a muchas personas a preferir padecer molestias o dolor con tal de evitar una visita al dentista. Cuando finalmente se presenta el momento de acudir se produce además un estrés muy importante, llegando incluso a no descansar bien la noche anterior.

¿COMO PODEMOS EVITAR LLEGAR A ESOS EXTREMOS?

Lo más importante es encontrar al profesional adecuado. Es recomendable que el dentista que elijamos nos inspire tranquilidad y confianza. Podemos explicarle nuestros temores e incluso la posibilidad de que se encargue de nuestro caso una enfermera determinada, así desarrollamos más confianza con esa persona que “ya nos conoce”.

Para la realización de los tratamientos también se puede pactar de antemano un modo de actuar. Hay pacientes que prefieren que se haga todo muy poco a poco, otras personas quieren que se haga lo máximo posible sin parar y hay gente que directamente no quiere enterarse de nada. Para este último grupo contamos con un anestesista que seda al paciente durante el tiempo necesario para los tratamientos previstos. No se induce a una anestesia total sino que se provoca una relajación que permite que aún estando despiertos no se experimente ansiedad durante el tratamiento.

La sedación está altamente recomendada en pacientes muy aprensivos, pacientes con deficiencia mental, personas mayores y con problemas de corazón. Dado que se induce la relajación de manera química y controlada, no se generan los efectos adversos de una anestesia general, así el paciente puede irse en cuanto se encuentra recuperado del adormecimiento y pasa el resto del día con total normalidad.

Si te gustaría superar tu ansiedad y mejorar tu salud oral consúltanos tus dudas y te ayudaremos a seleccionar la mejor opción para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *