Trastornos en los músculos y articulaciones de la mandíbula

Concretamente, los trastornos de los músculos y articulaciones de esta zona afectan, además de a las articulaciones, a los músculos que conectan la mandíbula inferior con el cráneo.

Esta patología en pocos casos es motivo de visitas de urgencia al dentista pero por ello no menos importante, un correcto diagnostico a tiempo nos puede evitar molestias musculares de cuello, dolores de cabeza, pesadez de ojos, etc.

PIDE CITA

Nuestros trabajos

¿Tienes alguna pregunta? Llámanos

922 28 32 53

922 28 32 53

¿Tienes alguna pregunta?

Llámanos

Síntomas

Dolor en la mandíbula

Dolor en una o las dos articulaciones temporomandibulares

Dolor en el oído o alrededor

Problemas para masticar

Dificultad para abrir o cerrar la boca

Dolor en la cara

Los problemas más frecuentes

La mandíbula está formada por huesos que sostienen los dientes y se divide en el maxilar superior (no se mueve) y el inferior (se mueve). Al hablar o masticar ambas partes se mueven. Los problemas más frecuentes que suelen afectar a la mandíbula son las fracturas, canceres, dislocaciones o trastornos de la articulación.

Dr. José María Montesdeoca

Director médico

Más sobre los trastornos de la articulación temporomandibular

¿Por qué aparecen los trastornos de la articulación temporomandibular?

Esta articulación realiza una acción propia de articulación junto con movimientos deslizantes. La zona de los huesos en la articulación están cubiertas con cartílago y las separa un disco que es el que absorbe los golpes y permite un movimiento normal.

Los trastornos aparecen cuando el disco se desgasta o se sale de su posición, se daña el cartílago o recibe un golpe o impacto.

La causa es desconocida

En la mayoría de los casos, la causa se desconoce. Si bien algunos especialistas dicen que los síntomas que producen los trastornos en las articulaciones temporomandibular pueden tener su causa en el estrés que sufren las estructuras que rodean la articulación, en una mala mordida o dispositivos de ortodoncia.

Factores de riesgo

Hay determinados factores que aumentan el riesgo de sufrir estos trastornos. Entre ellos se encuentran:

  • Artritis, como la reumatoide y la artrosis
  • Lesiones en la mandíbula
  • Rechinar los dientes
  • Enfermedades del tejido conjuntivo

¿Cómo se puede tratar?

Los tratamientos de estos trastornos pueden ser conservadores o quirúrgicos. Los primeros se aplican cuando las alteraciones no empeoran y son transitorias. El objetivo es aliviar el malestar con terapias poco invasivas.

Cuando estas terapias no controlan los síntomas y empeora el trastorno se puede recurrir a la opción quirúrgica. Hay tres técnicas que se pueden aplicar. La primera es la artrocentesis, que consiste en realizar un lavado articular usando dos agujas para lubricar la articulación.

Otra opción es la artroscopia que introduce una cámara intraocular delante de la oreja para examinar la articulación y eliminar el tejido inflamatorio.

Cuando el paciente tienen problemas funcionales la articulación se sustituye por una prótesis.

 

El diagnóstico

El especialista podrá diagnosticar trastornos de las articulaciones temporomandibular realizando una radiografía, tomografía o una resonancia magnética.

¿Cómo se pueden evitar?

  • Evitar el estrés realizando ejercicios de relajación y ejercicio físico
  • Ser consciente de las veces que aprieta o rechina los dientes para evitarlo
  • El dentista te dará otros consejos según las causas que lo provoquen

¿Alguna pregunta?

Acepto la Política de privacidad

Contáctanos

Acepto la Política de privacidad