Sentir ansiedad cuando acudimos al dentista es más frecuente de lo que pensamos. En la última encuesta nacional, el 15% de los españoles manifestó sentir miedo o ansiedad en sus visitas al dentista. ¿La causa? La mayoría de las veces tiene que ver con experiencias previas que no han sido satisfactorias, sobre todo durante la niñez. Sin embargo, muchas veces, ese miedo se torna irracional y no tiene razón de ser aparente, igual que el miedo a volar en avión o el pánico a determinados animales.

Si te sientes identificado o identificada leyendo esto, entonces podemos ayudarte. Sabemos que no es fácil superar un miedo así, pero hoy vamos a darte algunos consejos para que, poco a poco, vayas cogiendo confianza y ese pánico vaya desapareciendo.

Ven a visitarnos antes

Para rebajar la tensión de la primera visita, lo ideal es que te pases por la clínica unos días antes para familiarizarte con el entorno. Puedes aprovechar esta ocasión para comentarnos lo que sientes y así lo tendremos en cuenta a la hora de atenderte.

Respira

La respiración es fundamental para relajarte y tomar el control de tu cuerpo. Inspirar profunda y lentamente te ayudará a estabilizar tu ritmo cardíaco y rebajar tensión de la musculatura.

No llegues con demasiada antelación

Abusar de la puntualidad, en este caso, no es buena idea. Piensa que cuanto más tiempo pases en la sala de espera, más tiempo tendrás para pensar.

Que la primera toma de contacto sea suave

Intenta que la primera consulta sea para un tratamiento poco invasivo, como una limpieza dental, un diagnóstico o una radiografía.

Pacta una señal con tu dentista

Hablar las cosas rebaja bastante la tensión, y si además sabes que si realizas una seña el dentista va a parar, la experiencia será mucho más segura y satisfactoria.

Escucha música con cascos

Te recomendamos que, antes de venir a tu cita, escuches música para relajarte. Además, si te incomoda el ruido que hacen algunos utensilios y máquinas de la clínica, lo ideal es que durante el tiempo que pases en la sala de espera uses cascos para escuchar tus temas favoritos y olvidarte del resto.

La sedación, una opción

Si todo lo anterior no termina de funcionar, plantéate la posibilidad de hacer uso de la sedación consciente. En casos extremos, la sedación puede ayudarte a superar una visita al dentista, bien a través de fármacos o bien gracias a la inhalación de óxido nitroso.

Cualquier duda que tengas, no dudes en llamar al 922 28 32 53 y te atenderemos encantados. Juntos, lo superaremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *