Perder piezas dentales es un proceso perjudicial y desagradable, y afecta no solo estéticamente a quien lo padece sino también a su salud bucodental.

 

Esto se debe a que el hueso donde se asentaba el diente empieza a reabsorberse una vez desaparece la pieza dental, por lo que se acaba perdiendo.

 

Además, el resto de dientes cercanos a la pieza perdida empiezan a moverse al contar con más espacio a su alrededor, por lo que pasarán a descolocar la sonrisa. Todas estas alteraciones hacen que sea súper necesario sustituir las piezas de inmediato. Para ello, no hay solo una sola opción. Éstas son las soluciones que existen:

 

Cuando perdemos un solo diente contamos con dos opciones posibles:

 

Puente fijo

 

Se procede a tallar los dos dientes adyacentes al ausente y se prepara un puente fijo que se cementa.

 

Implante

 

Se trata de colocar un implante con su corona en el sitio que ocupada el diente ausente.

 

Cuando en vez de una perdemos varias piezas dentales, podemos optar por:

 

Prótesis removible

 

Es una prótesis que el paciente puede retirarse cuando lo desee.

 

Implante

 

Se colocan implantes con sus respectivas coronas.

 

 

A la hora de elegir el tratamiento que más te conviene no dudes en consultarlo con tu dentista. Un profesional evaluará tu caso y propondrá la solución que mejor te venga en función de la cantidad de piezas perdidas, el estado de los dientes cercanos, el grado de higiene, la edad y, por supuesto, tus preferencias y el coste del tratamiento.

 

Pide cita ya con nosotros llamando al 922 28 32 53 y te asesoraremos encantados sin ningún compromiso.

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *