Revisiones periódicas en el dentista

En el embarazo los dientes se ven altamente afectados por los cambios hormonales que se producen en esta etapa. es por ello que es fundamental que las mujeres acudan estrictamente a las revisiones periódicas, al igual que visitan a otros profesionales como obstetra, matrona, nutricionista…

Estas revisiones deben ser cada tres meses. Si en el primer trimestre no tiene molestias ni dolor puede comenzar a ir al dentista en el segundo trimestre.

¿Tienes alguna pregunta? Llámanos

Recomendaciones

Revisiones periódicas

Buena técnica de cepillado dental

Seguir una dieta sana

Pastas de dientes fluorada e hilo dental

Cepillas los dientes tres veces al día

Usar colutorio a diario si hay náuseas o vómitos

Más sobre la salud oral y el embarazo

Las nauseas y vómitos son muy comunes durante el embarazo. Entre el 75-80% de las mujeres experimentan estos síntomas, fundamentalmente limitados al primer trimestre del embarazo. Una forma severa de este cuadro es la hiperémesis gravídica que afecta al 0.3-2% de las embarazadas pudiendo llevar a una importante erosión del esmalte dentario.

Los cambios en la composición de la saliva durante el final del embarazo y la lactancia pueden predisponer temporalmente a la erosión y a la caries dental . Sin embargo no hay datos convincentes que demuestren un incremento de la incidencia de caries durante el embarazo o en el periodo postparto inmediato.

La gingivitis del embarazo es la condición clínica más frecuente apareciendo en el 60-75% de las mujeres, ocurre generalmente entre el tercer y octavo mes de embarazo y suele desaparecer después del parto. Si bien es debida a un acumulo de placa bacteriana, los cambios vasculares y hormonales que acompañan al embarazo, a menudo exageran la respuesta inflamatoria a estos irritantes locales. Se caracteriza por una encía enrojecida, inflamada y sangrante.

Acompañando los cambios gingivales puede aparecer una tumoración benigna denominada “tumor de embarazo”, “épulis gravidarum” o “granuloma de embarazo”. Suele localizarse en una zona con gingivitis y crece rápidamente. Está invariablemente asociado a una pobre higiene oral. Suele regresar espontáneamente después del parto.

La movilidad dentaria generalizada está asociada al grado de enfermedad gingival así como a los cambios minerales en la lamina dura. La mayoría de los estudios concluyen que generalmente no se produce una perdida de inserción durante el embarazo salvo en casos muy concretos.

Los mismos factores de riesgo de la enfermedad periodontal (edad avanzada, tabaco y diabetes) son factores de riesgo en el embarazo.

Los más recientes ensayos controlados ponen en duda la asociación entre enfermedad periodontal y complicaciones del embarazo (nacimientos a pretérmino y bajo peso al nacer).

Los estudios más recientes demuestran que los tratamientos no quirúrgicos durante el embarazo no están asociados con ninguna complicación durante el embarazo.

La terapia periodontal es efectiva en reducir los signos de enfermedad periodontal y los agentes patógenos parodontales apoyando la realización de la misma durante el embarazo.

El control de las enfermedades orales en la mujer embarazada reduce la transmisión de bacterias orales desde la madre hacía el recién nacido. Si bien el primer paso es el tratamiento restaurador de las lesiones, este es insuficiente para reducir el riesgo de transmisión bacteriana al recién nacido en caso de altos ni- veles de bacterias cariogénicas.

La terapia antiséptica y el tratamiento con fluoruro son esenciales para el control de la caries y para reducir la severidad de la transmi- sión bacteriana al recién nacido.

La madre es la mayor “donante” en la transmisión de caries, como lo demuestran los estudios de genética bacteriana en los que se encuentra asociación de los genotipos entre madres e hijos en más del 70% de los casos. Las bacterias cariogénicas son transmitidas de madre a hijo a través de hábitos en los que interviene la saliva: probar la comida con la misma cuchara, chupar el biberón o el chupete.

La leche materna por si sola no favorece la aparición de caries. Son la pobre higiene oral y los malos hábitos los responsables de la caries de la infancia.

Los profesionales de salud oral deben proporcionar los cuidados preventivos así como el tratamiento de la infección aguda, tan pronto como sea posible en el embarazo. La prevención de la caries y gingivitis para conseguir una boca sana es el objetivo primario en el embarazo.

Una estrategia prioritaria es la inclusión de medidas que eviten la colonización de la cavidad oral por agentes cariogénicos primarios, especialmente el S. mutans y el S. sobrinus.

La evidencia científica recomienda el uso de selladores en mujeres embarazadas con alto riesgo de caries en superficies oclusales de los molares.

El diagnóstico radiológico es una importante ayuda para el tratamiento dental y es considerado seguro en la mujer embarazada. El examen radiográfico dental requiere una ex- posición muy baja a la radiación por lo que el riesgo de efectos nocivos es extremadamente bajo.

Los organismos internacionales no recomiendan modificar el modo de uso de la exploración radiológica dental en la embarazada.

El profesional tendrá que proteger debidamente el abdomen y cuello de la embarazada con delantal y collarín de plomo.

El uso de radiografías digitales es muy recomendable al reducir la radiación necesaria y permitir una imagen instantánea.

Aunque no se sientan molestias, dolor o no se tengan heridas en la boca se debe acudir al dentista anualmente o cada seis meses porque hay enfermedades que no presentan síntomas y solo el odontólogo las puede identificar.

Durante el embarazo muchas mujeres sienten el deseo incontrolable de “picotear” a toda hora. Debe evitar los alimentos y bebidas azucaradas que son una verdadera invitación a la caries. Y no olvide cepillarse los dientes con pasta fluorada inmediatamente después de picotear.

Cuando su bebé haya nacido, las bacterias que provocan la caries pueden pasar de la boca de la madre a la del bebé. Estos gérmenes se transmiten fácilmente a través de los besos, de la cuchara, del biberón, del chupete. Por eso es importante que su boca este sana.

Para la madre

  • Continúe manteniendo su nivel de higiene oral para evitar problemas de caries y gingivitis
  • Limite los productos azucarados exclusivamente durante las comidas y no entre horas
  • Su saliva contiene bacterias: no contamine cuchara, chupete o biberón

Para el recién nacido

  • Después de la erupción de los primeros dientes (en torno a los 6 meses), límpieselos con una gasita o un cepillo pediátrico ultrasuave después de las comidas
  • No deje al bebé acostado con el biberón (salvo que contenga agua)
  • Pida cita con su dentista cuando cumpla un año

¿Alguna pregunta?

Contáctanos

Información básica sobre Protección de Datos
Responsable CB SYS CLINICA DENTAL, C.B.
Finalidad Dar respuesta a las consultas y/o gestión de citas. Envío de información comercial sobre productos y servicios ofrecidos por el responsable. 
Legitimación Consentimiento del interesado
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el Aviso Legal y Política de Privacidad