Diariamente en nuestra consulta nuestros pacientes nos expresan su preocupación sobre la cantidad de manchas o tinciones que pueden apreciarse en la superficie de sus dientes. Y como existe una gran variedad de factores que pueden ocasionar este indeseable problema, dedicaremos esta entrada del blog a explicar un poco la naturaleza de las manchas dentales, cómo prevenirlas y cómo tratarlas.

El termino correcto es “discromía dental” y hace referencia al cambio de color del diente.

Este cambio de color puede ser externo como resultado del depósito de algún tipo de material o sustancia que cambia el color del diente denominándose discromías extrínsecas, o bien puede ser interno como resultado de un cambio en la coloración del diente por la alteración de alguna de sus estructuras tal como el esmalte o la dentina, denominándose discromías intrínsecas.

Cuanto mayor sea la exposición a los factores que desencadenan la discromía, mayor será la intensidad de la misma.

Entre las tinciones de origen extrínseco tenemos:

Origen bacteriano

Algunas bacterias (denominadas bacterias cromógenas) producen agentes cromáticos que tiñen los dientes de tonalidades azules o verdosas.

Su tratamiento es sencillo, profilaxis dental y pulido de las superficies dentales con una pasta de pulido abrasiva iodada, lo que retrasa la aparición de este tipo de manchas.

Tabaco

Los subproductos liberados durante la combustión de la hoja del tabaco pueden fijarse a la superficie del diente ocasionando manchas generalmente marrones.

Para la eliminación de las manchas de tabaco es necesaria la realización de una profilaxis dental y un pulido con pastas abrasivas. Cuando las manchas son muy extensas y de grosor considerable, o bien afectan zonas de difícil acceso para los instrumentos de limpieza convencionales, es necesario utilizar aparatos en impulsan una mezcla de agua, aire y bicarbonato de sodio a gran velocidad (spray de bicarbonato) lo que permite una eliminación más efectiva. Existen casos en donde es necesario realizar el procedimiento en dos o más sesiones.

Alimentos y bebidas

El consumo de bebidas como el té, café, o vino tinto, así como algunos alimentos tal como frutos rojos o remolacha, puede causar tinciones dentarias de diversos colores.

Las tinciones de índole alimentaria suelen eliminarse efectivamente con una profilaxis dental y pastas de pulido.

Colutorios

Algunos enjuagues antisépticos usados sobre todo antes, durante y luego de intervenciones quirúrgicas en la boca contienen un compuesto llamado clorhexidina que, al adherirse fuertemente a la superficie de los dientes, permite que a su vez los pigmentos de los alimentos, bebidas, tabaco o de origen bacteriano se depositen con mayor facilidad y en mayor cantidad.

El tratamiento de estas tinciones varía dependiendo de qué agente se ha unido a la clorhexidina, por lo que puede ir desde una profilaxis dental convencional y el pulido con pastas abrasivas o el uso de spray de bicarbonato.

Entre las tinciones de origen extrínseco tenemos:

Discromías dentales relacionadas con la edad

A medida que pasan los años, el uso continuo de los dientes genera dos consecuencias que irán cambiado progresivamente el color del diente de tonos más claros a tonos mas oscuros.

La primera es la reducción del espesor del esmalte debido a la masticación: a medida de usamos los dientes para masticar los alimentos el esmalte dental se va desgastando. En algunos casos, sobre todo en pacientes con hábitos no funcionales como el bruxismo, el desgaste del esmalte puede acelerarse.

Al reducirse el grosor del esmalte, la dentina comienza a ser visible con más facilidad y ya que es un tejido muy calcificado, tiende a tener un color más intenso que aquella cubierta por espesores de esmalte mayores.

La segunda es el oscurecimiento progresivo de la dentina a medida que pasa el tiempo debido a su continua captación de minerales, lo que la oscurece.

Por todo esto, cuanto mayor sea la edad del paciente, el color dentario irá al principio haciéndose más intenso (más amarillento) y en edades más avanzadas puede incluso a oscurecerse.

Las profilaxis dentales poco pueden hacer para mitigar los efectos del paso del tiempo en el color de los dientes salvo eliminar las tinciones extrínsecas descritas anteriormente.

En casos en los que la discromía no se acompañe de grandes pérdidas de estructura de esmalte, el tratamiento idóneo es el blanqueamiento dental. Con esto se consigue sustraer de la estructura dentinaria sustancia calcificada responsable de la alteración del color sin apenas repercusiones en la estructura del diente.

Si el cambio de coloración se debe a una pérdida muy acusada de la estructura del esmalte, las carillas de material compuesto (composite), las carillas de porcelana o las rehabilitaciones mediante coronas y puentes con porcelana fundida al metal son las herramientas idóneas.

Traumatismos

Cuando un diente sufre un golpe de cualquier índole, su pulpa puede verse afectada por la ruptura del paquete vascular y nervioso que entran en el diente. Esta rotura produce la interrupción del aporte sanguíneo dentro del diente. La sangre que previo al accidente, circulaba dentro del diente, deja de hacerlo, dejando atrapados indefinidamente los pigmentos sanguíneos. Estos al degradarse cambian el color del diente.

El tratamiento para estos casos es la endodoncia o tratamiento de conducto. Mediante este procedimiento se retira el tejido necrótico de la pulpa y sella el sistema de conductos que poseen las raíces. Posteriormente se realiza un blanqueamiento de la corona del diente desde adentro lo que tiene una alta tasa de éxito ya que le devuelve el color natural al diente.

En los casos en donde no es posible devolver el color natural al diente con el blanqueamiento interno, será necesaria la realización de una carilla de material compuesto (composite), de porcelana o rehabilitar el diente mediante una corona totalmente de porcelana o de porcelana fundida al metal.

Fluorosis dental

La fluorosis dental “solo se produce” durante las etapas de formación del diente, es decir, antes de que el diente erupcione. Si durante el crecimiento de la corona del diente y durante la formación del esmalte, existe un aporte “excesivo de flúor sistémico” (proveniente principalmente del agua de consumo humano) produce una modificación en su estructura en donde en vez de formarse hidroxiapatita, se forma fluorapatita, la cual tiene una gama cromática muy variable, desde manchas blanquecinas hasta coloraciones ocres o marrones.

Existen casos en donde es posible darle al diente un aspecto más estético mediante tratamientos extensos de blanqueamiento. Estos blanqueamientos intensivos tanto en el sillón dental como en casa devuelven progresivamente la estética sin llevar a cabo procedimientos más invasivos e irreversibles.

En caso de alteraciones cromáticas más profundas en donde el blanqueamiento no satisface los requerimientos estéticos del paciente o en donde el paciente manifieste sensibilidad excesiva durante el ciclo de blanqueamientos, es necesaria la realización de procedimientos más invasivos como carillas de porcelana o rehabilitaciones de múltiples dientes mediante coronas totalmente de porcelana o de porcelana fundida al metal.

Causas genéticas

Determinadas tinciones tienen un origen genético. Algunas son la amelogénesis imperfecta que es una alteración durante la formación del esmalte y la dentinogénesis imperfecta donde se altera la dentina.

Si bien el consenso profesional es mantener una evaluación constante y no sobre tratar este tipo de pigmentaciones, si el paciente así lo requiere, tenemos a disposición un tratamiento de amelogénesis imperfecta con infiltraciones de acrilatos de resina que devuelven el aspecto natural al diente en la gran mayoría de casos. Cuando la pigmentación se deba a dentinogénesis imperfecta, es necesaria la sustracción de parte del tejido dentario para posteriormente enmascarar la pigmentación mediante un material compuesto (composite)

Medicamentos

Los medicamentos pueden producir pigmentaciones intrínsecas o extrínsecas. Algunos fármacos como el hierro que consumen las personas que padecen anemia pueden llegar a cambiar la coloración del diente de forma extrínseca ya que solo es el depósito del medicamento en la superficie del esmalte.

El tratamiento de estas pigmentaciones es el mismo que con las pigmentaciones extrínsecas y dependerá de su extensión.

Existe un tipo de pigmentación producida por la administración de un antibiótico llamado tetracilcina que, al igual que lo sucedido con el flúor, era suministrado durante las fases de formación del diente y ya que se unía fácilmente a la estructura dentinaria producía manchas de colores variados como gris, marrón o amarillenta.

El tratamiento de las pigmentaciones por tetraciclinas se abordará de la misma forma que las pigmentaciones por fluorosis.

¿Cómo prevenir las discromías dentales?

Para prevenir las tinciones extrínsecas basta con mejorar la higiene bucodental y evitar o reducir aquellos alimentos, bebidas o hábitos que las producen. Si se es propenso a ellas, le haremos un cronograma de profilaxis para mantener el aspecto ideal de sus dientes durante el mayor tiempo posible.

La prevención de las discromías intrínsecas es más compleja porque dependen en gran medida de políticas de salud pública.

Debe ser del conocimiento público aquellas zonas en donde la concentración del ion flúor en las aguas de consumo humano supere la concentración idónea. En nuestra isla es frecuente leer en comunicados de prensa que diversos municipios del norte de la isla mantienen altas concentraciones de flúor en sus aguas de consumo humano.

El uso de tetraciclinas en niños menores de 12 años, excepto en casos específicos y contados no está recomendado desde finales de los años 70 y los casos nuevos de discromías por esta causa son muy raros.

Las discromías por causas genéticas no son prevenibles.

Debido a la aleatoriedad de las causas de traumatismos dentarios, su prevención se centra principalmente en el ámbito deportivo mediante el uso de protectores bucales deportivos.

La prevención del bruxismo durante todas las etapas de la vida evitará el desgaste excesivo de la estructura del esmalte y retrasará con ello la aparición de discromías relacionadas con la edad.

Si quieres más información o que valoremos el grado de tus manchas dentales, pide cita con nosotros llamando al 922 28 32 53 y te orientaremos sobre la mejor forma de identificar, tratar y prevenir su aparición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *